noviembre 12, 2018

El escritorio de Macri y los muebles que quieren restaurar en Casa Rosada

Esta semana se recibieron las ofertas para arreglar mesas, escritorios, estantes y sillas. Planeaban gastar $ 1,6 millones, pero las propuestas van de $ 4,3 a $ 10 millones Sigue leyendo

El escritorio presidencial está necesitando un arreglo. No es una metáfora política, ni una ironía. El Gobierno puso en marcha una licitación para restaurar parte del mobiliario de la Casa Rosada, incluyendo  el mueble en el que trabaja todas las semanas Mauricio Macri. Las ofertas recibidas para hacer el trabajo van desde los $ 4,3 millones hasta los $ 10 millones, a pesar de que desde la Secretaría General estimaban hacerlo por $ 1,6 millones. Este miércoles se recibieron las ofertas para la licitación privada con la que el Gobierno busca restaurar cinco mesas, dos escritorios, un estante y 54 sillas. En épocas de ajuste presupuestario, en la Casa Rosada decidieron seguir adelante con el proyecto –cada trabajo que se hace en la Casa Rosada lo justifican en la necesidad de conservar el patrimonio histórico–, aunque en este caso la diferencia entre lo estimado y lo ofertado puede terminar siendo el motivo para que no se adjudique a ninguna empresa y la licitación se declare desierta.

El escritorio que usa Macri está en ese despacho desde la presidencia de Fernando de la Rúa. Cuentan los memoriosos que hubo cierto resquemor a usar el de Carlos Menem, por eso lo mudaron y pusieron el actual, que es de caoba, de estilo neorrenacentista, con detalle de bulbo de melón en las patas. Según las especificaciones técnicas del pliego de la licitación, “el escritorio presenta deterioro en la terminación superficial de la madera y debilitamiento en las uniones estructurales”. Además, fija que la contratista deberá verificar el “estado de conservación” de la tapa de cuero y la cubierta de vidrio. “El escritorio presenta debilitamiento en las uniones estructurales” No están previstos, en cambio, arreglos en el sillón presidencial, por el que pasaron Antonia Macri, el perro Balcarce o Mirko, el hijo de Marley, entre otros. Ese sillón tiene más años de historia: corresponde a la primera presidencia de Julio Argentino Roca (es de 1885). El sillón presidencial más antiguo es el que se exhibe en el Museo del Bicentenario, que fue usado por Santiago Derqui. ¿Y el sillón de Rivadavia? No hay registros de su existencia. El pliego también brinda detalles de cuándo se tomaría vacaciones Macri, ya que establece que el escritorio del despacho presidencial “deberá ser intervenido en época de receso” y aclara que será “en un lapso comprendido entre la segunda quincena de diciembre y el 31 de enero, salvo que la Dirección de Infraestructura disponga otra fecha alternativa”.

A la licitación se presentaron tres firmas: Adrián César Lobato, que ofertó $ 4,3 millones; Techco SRL, $ 8,4 millones; y Leguizamón Ezcurra y Asociados SRL, $ 10 millones. Desde la Secretaría General, que conduce Fernando de Andreis planeaban un presupuesto de $ 1,6 millones. Los números no cierran. Desde que asumió, el gobierno de Macri viene realizando una serie de reformas en la Casa Rosada, sobre todo en el segundo piso –que no estaba operativo y ahora funcionan nuevas oficinas–, y también en la terraza. Según el Presupuesto 2019, están planificados gastos por unos $ 220 millones, incluyendo $ 20 millones para la “puesta en valor de los vitrales de Casa de Gobierno”. El otro escritorio que está previsto arreglar es el de la secretaria privada de Macri, Anna Moschini (conocida como Anita). Según las especificaciones técnicas, “presenta deterioro en la terminación superficial de la madera”. Otro mueble importante que se planea restaurar es la mesa principal del Salón Norte, hecha en madera de cedro con tapas de cuero (no son originales), que mide casi diez metros de largo. Fue adquirida por Juan Domingo Perón en 1949, y allí se solían hacer las reuniones de gabinete (hoy se hacen en el salón Eva Perón).  La idea también es restaurar 54 sillas de ese salón, porque presentan “mayoritariamente deterioro en los tapizados y desgaste en la terminación del dorado a la hoja”.

 

  • Texto: PERFIL.COM
  • Foto:
EL GMAIL DE DIEGOSCHURMAN